viernes, 29 de junio de 2007

lunes, 25 de junio de 2007

Este es

mi último post.

jueves, 21 de junio de 2007

Cuando sabré y cuando no?
A ver, decime que soy una deficiente. Decímelo. Decime. No sé. En serio. Je ne se pas le trouvé y tampoco sabría como hacerlo. Me pregunto cómo sería mi tranquilidad en caso de poder enfrentarme al miedo y en ese caso como lo haría para volver a dibujarme después de haber estado tanto tiempo borroneada. Así, los límites se borran fácilmente y todo empieza a parecer lo mismo. Es casi (como) una ilusión óptica y maquinaria.
Pero: cómo se vuelve de ese lugar? Como se detecta el camino de regreso y cómo se lo sigue? Hay alguna manera de que aparezca sólo? Quizás la intuición. No tengo idea.


Todo vuelve a dejar sus límites como si se tratara de un juego de imágenes, y otra vez a correr para no hundirse. Para no ser atrapada por lo externo que produce la furia. Una furia post- atomizada y epidémica. Al final, la huída en sí misma se vuelve un mecanismo descompuesto. O en descomposición.
El chico de la foto me mira con ojos tristes, un poco acuchillados y ocupados en otras cosas. Todos están ocupados y habitan en otro lugar bastante lejano. Yo estoy en una habitación vacía y todavía no puedo encontrarme (debería irme o quedarme? es necesario dudar o ya no quedan dudas?).
Interconecto mis partes, me revelo y me rebelo. Me fusilo y me retrato intermitentemente.

martes, 19 de junio de 2007

Trans(t)ex(t)ualidades

Todo se va construyendo a partir de proyecciones que se cruzan pero que divergen (o no) hacia otros espacios, la mayoría (antes) inexplorados.
El Domingo converso con mi padre, miro fotos familiares de cuando era niña y rubia (y no tanto), leo textos viejos (y no tanto) escritos por mí en algún momento. Algunos me decepcionan y otros los imaginaba peores de lo que son ahora, para mí.
Leo apuntes viejos detodotipo (revisión gral) y empiezo un libro prestado que casi al instante me resulta interesante. Ah, tambien escribo algunas ideas o fragmentos sueltos.
El Lunes, tarea de francés + lectura de libro prestado + cine (tanto tiempo, no?, me digo).
La película en cuestión es XXy, que ya me venía tentando por varios motivos, a saber: el elenco (especialmente los mas jóvenes), mi simpatía por la directora y, claro, la victoria en Cannes.
La peli es excelente y me impacta desde todas sus esquinas. Toca un tema difícil de manera poética y certera: buen guión, buenas actuaciones, buena foto y una sensibilidad de la puta madre que por supuesto me hizo llorar enmuchaspartes junto con la protagonista.
No existen elementos azarosos ni datos que sobren, lo que se muestra es conciso e intenso, y es lo necesario para reconstruír la historia poéticamente. Y (en esa poiésis), la película es fiel de alguna manera a la versión original del cuento escrito por S. Bizzio (ej: una mirada basta para mostrar una intención y algunas frases incompletas suenan mejor y se entienden más que las que dicen todo). Especialmente la marca de la transexualidad cuando Alex (Efrón) se da cuenta de que Älvaro (Piroyansky) se hace la paja y que su amiga tuvo su primera vez porque (dice) se les nota (y Efrón es tan femeninamente bella que hace al personaje aún mas chocante).
En general el nivel actoral es muy bueno (la dupla Efrón - Piroyansky mencanta). Todos exploran lugares vulnerables y superan con creces esos desafío, inclusive actores consumados y etiquetadísimos como Darín, Bertucelli y Palacios, logran romper con clichés y escarbar por zonas oscuras y espinosas de la representación.
Ay, todo está tan lleno de transtextualidad. Y ahora no solo me refiero a la película sino a la vida mísma que (salvando las distancias) parecen calcadas de ideas. Quién sabe quién.

martes, 12 de junio de 2007

V., una compañeramiguista me saluda en el impasse que media el teórico de C. y A. C., pregunta cómo estoy y suelta tímidamente, casi como si contara un secreto que ah, el sábado fuí a ver a tu hermano, mientras pongo mi tan desensayada expresión, la desafectación que se supone que me produce la vida de los demás integrantes de mi familia y un ah, mirá vos? como estuvo? tocó en el garage otra vez?; si, si, es un groso, tu hermano es un genio; mirá vos, qué suerte que te haya gustado.
Pero no estoy tan cansada, son las nueve p.m. y presiento que no es muy felíz la idea de quedarme dos horas más y no por la vapuleada docente (llena de una dulce ignorancia acerca de los temas que, se supone, debería enseñar), a quien tengo gran pero gran cariño, aunque no tan inconsciente de observar sus clases con gestos de progri alumni, cosa tan característica de la gente de mi carrera pero no tan común como en los primeros años, porque ahora un espíritu general de aburguesamiento nos invadió mientras el viento se llevo algunas posiciones y estamos ahí, siempre al borde del margen (esas son las maravillas que produce esta facultad) y sé que eso a ella un poco la perturba. Ahora prefiero tanto más la lectura a escuchar y hasta mirar e insisto que no es por otra cosa que por una molestia que parte del hecho de ser alumna, que al mismo tiempo es una entelequia que disfruto tantísimo porque forma parte de mi descripción general, de mi constitución interna y de mi disposición del tiempo entre otras cositas. En cambio, la lectura me produce esa desconexión tan calma y necesaria que se perfila método, puesta en marcha/ solución operativa para paliar posibles estancamientos, sabiendo que por uno u otro camino se avería el canal, hay ruido y no puede terminarse. Las causas no son tan desconocidas.
Llego y me pongo una minifalda que alguna vez fué de Anita y se la cambié por un short mío en un campamento hace varios años y busco mis antiguas guillerminas, que por supuesto no encuentro (cualquier otra cosa menos eso). Prendo ruidosa P.C. y bajo correos (apenas nomás, a ver qué noticias y nada de ponerme a escribir). Clickeo en una gacetilla de un estreno que manda una conocida y noto, en la lista de mails, que mi nombre está escrito con mayúsculas mientras otros están con minúsculas.
Puede llegar a existir algo de orgullo que justifique alguna especie de alegría que justifique....?
No. Absolutamente nada.

jueves, 7 de junio de 2007

C´ est impossible no parlez avec elle.

Femeneidades

La conversa femenina se extiende hacia todas partes.
Mucha charla de género y casi en cualquier lugar. Es que cuando una está como en esos momentos de ansiedad, sí o sí se necesitan soportes emocionales. Y la charla indiscriminada produce una especie de savia tranquilizante. Parece que así somos y/o funcionamos las mujeres (no todas, pero un grupo importante de nos).
Lo que más me llama la atención es cómo en un ámbito social (casi cualquier: facultad, curso, peluquería, trabajo, evento), una termina hablando con cuasi desconocidas acerca de cosas trascendentes, quizás hasta damos y recibimos consejos que salvan o nos dan perspectivas interesantes acerca de nuestras actuales relationships (chico/ novio/ amigovio/ amante/ chabón/ etc).
En realidad, la idea era postear algunas cositas de las últimas conversaciones con mi madre (si ma, tenés razón con que tengo que hacer algo con mi pelo), gracias a quien voy manteniendo y mejorando mi aspecto día a día. Qué post melanco, no?.

martes, 5 de junio de 2007

Al fin parcial rendido y necesito escribir (como siempre, más que siempre). Es el 1er parcial que rindo mas consciente por ciertas causas anteriormente explicadas y porque las cosas se dan muy distintamente a otros cuatrimestres.
Mañana me espera un día imposible, de esos de correr de una punta de la ciudad a la hora, con media hora de margen entre cada uno de los viajes. Hago listas mentales de todos los mails que tengo que mandar, de los llamados. La cabeza no me da y hay algo importante a lo cual quería atenerme: cuando llego de rendir parciales estoy hecha mierda, y no solo mentalmente: mi aspecto detenta algo así como un haber salido de Vietnam o de una cárcel de mujeres (esta alusión quizá sea más aplicable, ya que en mi carrera somos casi todas minas pero- guachas!- tengo la sensación de que ninguna termina un parcial en el mismo estado que yo, belleza e intelectualidad van de la mano en muchos casos). En fin (suspiro). La cabeza me late y todavía tengo que bañarme, frenar y un par de etcéteras. Paso por hotmail y releo/repaso un par de correos, algunos muy raros.
No sé si releerlos, contestarlos o qué. Aparte variados. Me conecto a hotmail y titilan tres ventanitas, pero cuando las abro dos ya se fueron. Ufa. Está P. que me pregunta si me saqué las fotos. Sorry P., dos cositas: no tuve tiempo y me olvidé y no tengo ganas de que te quejes o me digas algo así, asi que todavía no volví a leér lo que dice tu ventanita que titila en azul. Y no creo que lo haga. Entonces trato de establecer un orden a los correos tan variados que me llegan. Ej: varios repetidos del portal de trabajos freelance. Por lo general suelo borrarlos directly porque, además de que puedo leerlos desde la página, algunos dicen por ej. la palabra ¨programador¨, y como yo nos soy programadora, entonces los borro.
P. se conecta y se desconecta al messenger intermitentemente, y eso que el sí trabaja con computadoras (no es programador, pero algo parecido). De nuevo su lucecita titila. Me duele la cabeza y va cayendo el sueño. En qué estaba? Ah sí. Lo de los mails. Desde ayer estoy recibiendo invitaciones de universidades extranjeras para asociarme a nosequé programas de intercambio (sí, soy consciente de que llené un par de formularios, pero ahora me llegan todas juntas y no sé qué hacer, si contestárselas o leérlas todas y no borrarlas qué). Todas muy formales, porsupuesto.
Después otros mails que tampoco se si borrar, tipo invitaciones masivas a fiestas en la cual destaca un mail, enviado por el chico catalán amigo del primo de una amiga, la misma que ahora me titila en el msn. Sí, es C., que me dice que se había preocupado por algo que le conté el otrodía pero le digo que estoy mejor, que gracias y que me gusta su foto. Vuelvo a la ventanita de P.: otra vez comentarios de índole sexual, pero después me saluda porque se va a dormir. Yo quiero lo mismo. Me voy a la cama ya.

domingo, 3 de junio de 2007

Domingo a la tarde. Padres llegan de viaje relámpago a su paraíso de la costa. Mañana tengo parcial y -por ley, casi- no puedo concentrarme, pero tampoco salir porque el cargo de conciencia es grande. Tampoco me molesta que hayan llegado, eso era antes.Tampoco sé si me da lo mismo. Sé lo que puedo hacer y lo que no. Solamente eso.

Madre- ¡tengo un regalo para vos!

L.- Enserio ma? porqué?

Madre me alcanza una bolsita toda chuchu en la cual creo reconocer una marca.

M.- Porque lo ví en una vidriera y te ví con esto puesto, estabas hermosa. Fijate.

Ok. Abro la bolsa y saco una remera negra con un escote de esos que se adaptan todo fruncido, pero que si lo dejo caer me hace el re escote semevetodo y aparte como es largo se hace vestido. Sorprendida (por recibir un regalo sin motivos que lo justifiquen y por que me haya gustado, lo cual a todos nos gusta), agradezco y voy a probármelo. Aprobación de padres, mía también. De todos modos, se despiertan en mí algunas evidencias:
1) Hay que volver a yoga, entrenamiento o hasta pilates cuanto antes. Estoy bien, pero cuando menos lo espere todo puede caerse.
2) Hay que usar menos poleras (armar estrategias mentales para ser menos friolenta, por favor. Esto puede ayudarme a elevar mi imagen aunque todavía no me haya dado cuenta).
3) Seguir con la autoconsciencia en todos los planos de mi vida, pero especialmente en esto: en el momento en que me estoy poniendo nerd (me refiero a un concepto íntegro, Johansen fué mas específico y dijo ¨cumbiera intelectual¨), pensar en el vestido/remera nueva y en todas mis amigas que logran día a día (a pesar del frío y esas cosas) la osadía de ser sexy.
Por último, a punto de sacármelo, le digo a ma: ¨relindo, pero abajo creo que va con musculosa porque aunque me lo acomode se me ven la mitad de las tetas¨.
Porque estamos pasando por un momento de amor (léase lunademiel conyugal).
Porque se bancó casi todo y se lo sigue bancando.


Te quiero, gordo.
Sabés que sí.

(aunque solo seas una cosa grís)

wait a minute mister postman!